Hoy analizamos la Sony H300, una cámara para el gran público que, pese a contar con un precio bastante reducido, no tiene nada que envidiar al resto de modelos que hay en el mercado. Sony parece haber comprendido que si quiere vender una cámara a mucha gente, debe darle un precio asequible y unas prestaciones entre decentes y altas.

Primeras Impresiones

A simple vista la Sony H300 se presenta como una semi-compacta de tamaño reducido, con un diseño ergonómico y ligero que permite realizar multitud de fotos a lo largo del día sin por ello notar pesadez en los brazos. Los botones, pocos y bien distribuidos, permiten al usuario novel no apabullarse ante una gran cantidad de variables que no tiene por qué entender (al fin y al cabo, no se trata de una cámara profesional).

 

Sensor y Zoom

En cuanto al sensor, la Sony H300 cuenta con un Super HAD CCD de 20 megapíxeles, lo que permite obtener unos resultados espectaculares, con colores vivos y una nitidez presente hasta en los menores detalles. Cuenta con sensibilidades que alcanzan los 3200ISO y una lente de 27,2-954mm. En cuanto al zoom, la Sony H300 dispone de uno óptico de 35 aumentos, con lo que podrás acercarte al elemento más discreto con una facilidad asombrosa, y no perder por ello calidad. También podrás alejarlo para captar paisajes con ángulos grandes.

Vídeo

En lo que respecta al vídeo, la Sony H300 cuenta con un botón para iniciar las grabaciones automáticamente. Con él, podrás comenzar a grabar a una calidad de 720p a 30 fotogramas por segundo. Sí, en efecto, es incapaz de grabar a Full HD 1080p, quedándose en unos muy insuficientes 720p. Eso sí: no es algo sorprendente teniendo en cuenta el precio de la cámara.

 

Pantalla

La pantalla, por su parte, es una LCD TFT ClearPhoto de 3 pulgadas y 460 800 puntos, con lo que podrás visualizar las fotografías antes de tomarlas para que tengas garantizado un resultado óptimo. También te servirá para ver hasta la menor de las imperfecciones de una fotografía una vez tomada, y, así, puedas modificarla si lo estimas oportuno.

 

Disparo en ráfaga

Y aquí hay otro de los puntos en los que esta cámara fracasa estrepitosamente. ¿Cómo puede Sony no haber incluido la opción de disparo en ráfaga para una cámara medianamente seria? Está bien que no sea profesional, pero el hecho de que esté destinada a un público amateur, no debería ser razón suficiente como para no incluir una característica tan básica que hasta las compactas menos especializadas sí tienen.

 

Filtros creativos

En cuanto a los efectos creativos de la Sony H300, se presenta tan sólo con cuatro. Sin embargo, también cuenta con varias opciones accesorias que te permitirán mejorar la calidad de los retratos, y que, por tanto, deben considerarse filtros. Entre ellos, destacamos las opciones de abrillantar dientes o eliminar imperfecciones del rostro.Asimismo, dispone de 11 modos de escena distintos, que ajustarán automáticamente los parámetros de la cámara para que los resultados sean siempre sorprendentes pese a que quien realice la fotografía no sea ningún profesional.

 

Extras

Entre los aspectos a destacar de la Sony H300, encontramos su opción de realizar fotografías en 360º. El funcionamiento es realmente sencillo: tan sólo deberás pulsar el botón correspondiente y desplazar la cámara. ¡Ella misma se encargará de fusionar los diferentes fotogramas para ofrecerte una foto de 360º!Asimismo, la Sony H300 dispone del sistema Optical SteadyShot, que elimina la vibración aunque estés realizando la fotografía en marcha y sin trípode. Con ello, podrás conseguir fotografías nítidas aunque estés en plena marcha en tu coche.

 

Alimentación y memoria

En lo que respecta a la alimentación, la Sony H300 funciona con cuatro pilas alcalinas AA, y permite la utilización de tarjetas SD.

 

Conectividad

En lo que respecta a la conectividad, como suele ocurrir cuando encontramos una cámara sin conexión inalámbrica, tenemos que afirmar que nos sentimos profundamente decepcionados porque la Sony H300 no cuente con conectividad Wi-Fi. En su lugar, únicamente cuenta con un conector Multi (AV/USB), y un puerto USB 2.0.

 

Conclusión

¿Una buena cámara? Depende de tus objetivos y pretensiones. Lo cierto es que se queda muy lejos de ser una cámara de altas prestaciones, incluso entre aquellas que están orientadas al gran público (el cual no tiene conocimientos profundos de fotografía). La falta de disparo en ráfaga y la imposibilidad de grabar vídeo a calidades superiores a 720p, colocan a esta cámara en una situación muy desfavorable respecto a la competencia.Sin embargo, hay que reconocer que el precio de la Sony H300 la sitúa como la cámara más competitiva dentro de este mercado, por lo que es una opción muy a tener en cuenta por los que se están iniciando en este mundo. Ya tendrás tiempo de adquirir una con mejores prestaciones.

Artículos Relacionados

ESCRIBE TU COMENTARIO, ¡NOS ENCANTA HABLAR CON NUESTROS LECTORES!

Loading Facebook Comments ...

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.