Rate this post

Hoy quería resumir algunos recursos importantes que me suelen preguntar, ya que a la hora de hacer una fotografía podemos, sobre todo al principio, no saber en que “apoyarnos” para encuadrar una escena, darle más fuerza a un objeto que a otro, reflejar profundidad o darle un carácter concreto a nuestra imagen.

Os recomiendo que os paséis por nuestros Consejos de Fotografía donde hay mucho más trucos y consejos.

Hablaremos de 10 reglas de composición que nos sirven como recurso y que con el tiempo se hacen totalmente automáticas, pero como todo requiere práctica y tiempo. No olvidéis que lo bueno es el camino y que aprender y experimentar es parte de la fotografía.

También hay que saber que esto no son normal cerradas, sino esbozos o guías en las que nos vamos a apoyar.

Estas directrices ayudan a tomar fotografías más atractivas, dotando equilibrio a la composición o dirigiendo la atención del espectador a través de la imagen.

Regla de los Tercios


Empezamos con la Regla de los Tercios, es posible que muchos de vosotros la conozcáis, es una de las reglas de composición más sencillas y útiles. ¿No sabes como encuadrar esa toma? Ahora empiezas a tener recursos.

Trata de imaginar que la imagen se divide en 9 partes iguales, 2 líneas horizontales y dos líneas verticales. La mayoría de cámaras digitales tienen la opción de mostrar estas líneas en la pantalla, pero con un poco de prática no te harán falta estas guías.

El secreto de la Regla de los Tercios es situar los elementos importantes de la imagen en las intersecciones de estas líneas.

Prueba a poner en práctica esto y verás como la composición gana equilibrio y los elementos de las intersecciones adquieren más fuerza.

La Regla de los Tercios no es apta para todo tipo de fotografías, pero para la gran mayoría nos da un recurso muy bueno. Ya verás como con el tiempo empiezas a pensar de forma automática en “tercios”.

Líneas Principales


Inconscientemente, cuando miramos una fotografía nuestra vista se dirige de forma natural a lo largo de las líneas que componen la imagen. Todas las imágenes tienen líneas, definidas por caminos, carreteras, un río o por la silueta de una figura.

A la hora de realizar una fotografía, si tenemos en cuenta cómo colocar estas líneas en la composición, se puede cambiar la manera en que se percibe la imagen.

De esta forma podemos “dirigir” la mirada de nuestro público y llevarla hacia el sujeto principal, a un extremo de la fotografía como puede ser el final de un sendero, un horizonte o llevarnos al espectador de viaje a través de la escena.

Hay muchos tipos diferentes de líneas (diagonales, curvas, zig-zag, radial, …) y cada una será más adecuada en función del tipo de fotografía que vayamos a tomar y del sentido de perspectiva y profundidad que queramos darle a nuestra captura.

Elementos de Equilibrio


Siempre es importante que la imagen tenga un equilibrio, un orden que haga que la imagen se convierta en una fotografía y no parezca que está hecha al azar.

Como comentaba, la Regla de los Tercios puede ayudarnos mucho, pero en fotografía “la única regla es que no hay reglas”. No tenemos que ceñirnos a un sistema fijo, lo importante es que el resultado final encuentre un equilibrio y se vea natural.

Por ejemplo, situar al objeto principal fuera del centro crea una imagen más interesante, pero puede dejar un vacío en la escena que puede hacer que se sienta vacía o descentrada. Debemos equilibrar el “peso” ya sea incluyendo otro objeto complementario de menor importancia para rellenar el espacio o situando nuestro objeto principal en una de las verticales de los Tres Tercios.

Simetría y Patrones


Constantemente estamos rodeados de simetrías, proporciones y patrones geométricos en la naturaleza. Unos son naturales y otros hechos por el hombre.

Esto no es casual y a la hora de fotografiar edificios, monumentos e incluso algunos parajes naturales podemos aprovecharlo. Teniendo en cuenta las formas podremos conseguir composiciones muy llamativas, sobre todo en situaciones en las que no se espera, por ejemplo el reflejo de un edificio moderno o el vuelo de un ave que se dirige hacia nosotros.

Pero también podemos “romper” esta simetría, lo importante es llegar al espectador a través de nuestra fotografía y que mejor que capturar nuevas perspectivas “rompiendo esquemas”.

Todo esto podemos encontrarlo frecuentemente en fotografías de reflejos en lagos, charcos o en cristales. Es una fotografía muy llamativa y podemos ayudarnos de un filtro polarizado para capturar unos reflejos más intensos.

Recorte


Muchas veces, la mejor escena la encontramos en una parte de nuestra fotografía original. A la hora de disparar podemos dar más peso a unos factores que a otros y después darnos cuenta de que lo realmente interesante se encuentra en un detalle.

Es bastante habitual que una foto carezca de impacto porque el motivo principal se pierda en el desorden del resto de la imagen. Una forma de dar fuerza a los sujetos principales puede ser jugar con el desenfoque, pero si estamos delante del ordenador podemos utilizar el recorte, creando una nueva composición y cambiar la fotografía por completo.

La idea es recortar todos aquellos elementos que puedan distraer al espectador de lo realmente importante de nuestra toma.

Fondo


El ojo humano es excelente para distinguir entre los diferentes elementos de una escena, en cambio nuestra cámara tiene una tendencia a aplanar el primer plano y el fondo, y esto a menudo puede arruinar una gran foto o restarle la fuerza que hemos interpretado a la hora de tomar la escena.

Por suerte, este problema suele ser fácil de solventar, basta con echar un ojo alrededor y buscar un fondo liso que no distraiga del objeto principal.

Otra opción es utilizar un abertura mayor y tener un fondo desenfocado. Todo depende de la foto y la intención que queramos darle. No es lo mismo un primer plano que quiera trasmitir confianza que un primer plano en un concierto.

Profundidad


De momento (quién sabe en qué dirección evolucionará), la fotografía se mueve en el campo de las dos dimensiones, y eso nos permite tener cierta libertad a la hora de reflejar la profundidad en nuestra composición. Esto es algo importante por lo que deberemos elegir cuidadosamente el plano para transmitir la sensación de profundidad que estaba presente en la escena real.

Podemos crear profundidad en una fotografía de varias formas, una manera muy sencilla y efectiva es situar objetos en un primer plano, en un plano medio y en el fondo.

Otra técnica útil es la superposición, donde se busca ocultar de forma intencionada una parte de un elemento con otro. El ojo humano reconoce de forma natural estas capas y mentalmente los separa, creando una imagen con mayor profundidad.

Enmarcado


Los marcos, ese recurso tan eficaz que muchos usamos para darle “otro aire” de forma sencilla y rápida a una fotografía, sobre todo si su destino son las redes sociales (muchos sabréis de lo que hablo). Pero en este caso no me quiero referir a este tipo de marcos.

El mundo está lleno de objetos que hacen marcos naturales perfectos, como pueden ser los árboles, los arcos, agujeros o simplemente cualquier objeto! Todo es encontrar la perspectiva adecuada.

Situando estos elementos en todo el borde de la composición logramos aislar nuestro tema y darle un matiz más cinematográfico. El resultado es una imagen más centrada y si sabemos elegir bien el marco le daremos más fuerza a la composición.

Punto de Vista


Algo muy efectivo es pensar el punto de vista desde donde queremos percibir la escena, no es lo mismo hacer una fotografía a una mascota desde la altura de la vista de una persona que desde la altura de la mascota.

Antes de disparar, tómate unos segundos para pensar el carácter que quieres darle a la escena. Suelen dar muy buenos resultados fotografiar bebés, mascotas, objetos, desde su misma altura. nos da una perspectiva más cercana e inusual.

Resulta muy interesante también hacer tomar fotografías desde el suelo o levantando la cámara, poco a poco la mayoría de las cámaras Réflex Digitales están incorporando pantallas retráctiles pensadas para esta función.

Nuestro punto de vista tiene un impacto enorme en la composición de nuestra fotografía, y puede afectar en gran medida el mensaje que transmite el disparo.

Experimenta!


Hoy en día tenemos la suerte de que no hay que preocuparse por el costo que antes podía suponer el revelado de fotos. Podemos hacer miles de disparos y borrarlos sin problemas en el mismo momento, cambiar los valores de nuestra cámara y volver a probar un nuevo disparo.

Esto es una gran ventaja que nos permite algo muy importante: Experimentar. Anímate a probar nuevas ideas y ponerlas en práctica, tómate tu tiempo y disfruta de la fotografía, imagina y convierte tu idea en imagen. Nunca se sabe si una idea va a funcionar hasta que lo pruebes.

Todo esto por supuesto se puede mezclar, alterar, tomar un poco de esto y lo otro. Nada está definido, aunque debemos respetar unas normas básicas, lo importante es que disfrutes con tus creaciones. Las posibilidades son prácticamente infinitas!

Si te ha gustado el artículo te agradecería si lo comaprtes en cualquiera de nuestras redes sociales en las que estamos o lo compartes con tus amigos y conocidos, nos ayuda mucho a seguir! Gracias!

[ADS]

Artículos Relacionados

ESCRIBE TU COMENTARIO, ¡NOS ENCANTA HABLAR CON NUESTROS LECTORES!

Loading Facebook Comments ...

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.